InicioAvesVencejos, Carracas y Picos › Pico mayor o Pico picapinos (Dendrocopos major)
Vídeo

Pico mayor o Pico picapinos
Dendrocopos major

Características

Pico mayor o Pico picapinos (Dendrocopos major)
Foto: Hedera Baltica en Wikipedia
Pico mayor o Pico picapinos (Dendrocopos major) macho, lo cual se aprecia por el color rojo de su coronilla, que falta en la hembra.

Son aves de tamaño mediano, muy características por sus colores blanco, negro y rojo, su pico fuerte y puntiagudo y su actitud despierta.

Ambos sexos tienen manchas rojas muy vistosas en el vientre, y sólo los machos tienen otra en la nuca.

A diferencia de lo que ocurre con muchas otras aves, los dedos de sus patas están divididos en dos anteriores y dos posteriores (no tres anteriores y uno posterior), lo que constituye una adaptación para poder trepar mejor por el tronco de los árboles.

Su vuelo, que es ondulado, alterna fuertes batidas de alas con desplazamiento con las alas cerradas.

Su canto es estridente, en la forma de un "piik-piik-piik".

Hábitat

Vive en zonas arboladas, especialmente en áreas donde abundan las coníferas, de las que se alimenta, pero también habita en áreas con otro tipo de árboles.

Es común verlo en troncos, especialmente si están secos o el árbol demuestra ya alguna debilidad.

Habita en toda la Península Ibérica.

De la familia de los picos, es la especie más frecuente y fácil de ver.

Reproducción

Pico mayor o Pico picapinos (Dendrocopos major)
Foto: Andy Morffew en Wikipedia
Pico mayor o Pico picapinos (Dendrocopos major) hembra.

Nidifican en agujeros propios o ajenos dentro del tronco de los árboles, lo que les proporciona una excelente protección contra muchos depredadores (no contra las serpientes).

Hacen una única puesta anual, de unos cuatro a seis huevos, con una incubación breve, por lo que los pollos son pequeños e indefensos al nacer. Tanto el macho como la hembra se ocupan de incubar los huevos y alimentar a los pollos hasta que abandonan el nido, y hasta unas semanas después de hacerlo, periodo durante el cual estos permanecen en las cercanías, para ser cuidados por sus padres.

Alimentación y costumbres

Se alimentan de insectos que viven entre las cortezas de los árboles y de semillas de piñas de las coníferas, que encajan diestramente en grietas en los árboles, y la van girando, para poder extraer las semillas de forma precisa.

Para alimentarse trepan por los árboles y los registran en busca de insectos y larvas. Habitualmente llegan al árbol a una altura baja, y luego van desplazándose hacia arriba, parándose, agarrándose con las patas y apoyándose en la cola mientras escarban entre las cortezas.

Son muy desconfiados y esquivos. En cuanto advierten la presencia humana se desplazan a la parte del árbol opuesta a la de las personas y trepan rápidamente.

El ruido fuerte que producen al picar en los troncos de los árboles puede oírse a casi un kilómetro de distancia, dependiendo de la humedad que haya en el ambiente en ese momento. Su tamborileo es mucho más fuerte que el que producen los trepadores azules y los agateadores, por lo que es fácil distinguirlos. Este tamborileo no sólo obedece al mecanismo de búsqueda de insectos y larvas en la corteza, sino que lo emplea también como medio de comunicación.

Curiosidades

Vídeo

Mantente informado/a

Las especies de Fauna Ibérica llegan volando a tu buzón todos los meses. Más información sobre nuestro boletín

Email

COMPARTE FAUNA IBÉRICA

Servidor monitorizado por:
Servidor monitorizado por Minos TN