HomeAnfibios y ReptilesLagartos → Lagartija ibérica (Podarcis hispanica)

Lagartija ibérica
Podarcis hispanica

por Jano Creaciois

Descripción

Lagartija ibérica (Podarcis hispanica)

Es una lagartija pequeña y de aspecto ligero, con la cabeza y el cuerpo muy deprimidos y los ojos saltones. Los machos miden entre 4,2 y 5,9 cm. Y pesan entre 1,6 y 3,9 gramos. Las hembras miden entre 4,1 y 5,7 cm. Y pesan de 1,1 a 3,1 gramos. Los machos son más grandes y robustos, con la cabeza más voluminosa y las extremidades más largas. Los diseños reticulados son característicos de ellos y tienen menos filas trasversales de escamas ventrales: de 25 a 30.

En las hembras predominan los diseños rayados y tienen más filas trasversales de escamas ventrales: de 28 a 36.

Su cola es larga midiendo la de los machos entre 1,7 y 2,2 cm. y la de las hembras entre 1,6 y 1,9 cm., entendiéndose que estas dimensiones son referentes a la cola original, sin regenerar.

Puede presentar unas coloraciones muy variadas, el fondo puede ir de pardo a grisáceo, o incluso verdoso. El vientre de las hembras y la mayoría de los machos es ocre o color cuero. El diseño de la espalda de los machos es reticulado de manchas negras y puntos claros, pardos o verdosos, pudiendo ser también rayado con líneas irregulares e interrumpidas.

Las hembras presentan generalmente líneas rectas, longitudinales y continuas, de colores claros y negros, aunque también pueden ser discontinuas e irregulares.

El vientre está punteado de negro al igual que la garganta, y durante la época de celo, se vuelve blanco con tintes rosáceos o anaranjados en la hembra y los machos pueden presentar manchitas azules, blancas y negras muy vistosas en las escamas de los extremos.

Hábitat y distribución

Prefiere las zonas rocosas y pedregales, muros viejos, tapias de viviendas, troncos de árboles, etc.

Le encanta el calor, por lo que se localiza en laderas muy soleadas y en zonas erosionadas por los incendios forestales.

Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta por lo menos los 1.650 metros de altitud.

En la Península Ibérica se encuentra presente en todo el territorio con excepción de una estrecha franja del norte que va desde Asturias hasta Lérida.

Las poblaciones de las islas y las del norte de su área de distribución, son muy sensibles al impacto humano y a la destrucción de sus hábitats, si embargo se ve favorecida por los incendios forestales.

Reproducción

El celo puede comenzar a partir de finales de febrero y se prolonga hasta el mes de junio. Durante este periodo, los machos protagonizan carreras, persecuciones y pequeñas peleas, tras las cuales el macho vencedor copula con la hembra moviendo las patas traseras y durando un periodo que varía entre 5 y 60 minutos.

La hembra, a partir del mes de abril, deposita la primera puesta que normalmente consta de 2 ó 3 huevos, pudiendo variar entre 1 y 5, realizando otras puestas sucesivas hasta junio o julio. Estos huevos son depositados en una pequeña excavación, entre raíces o bajo piedras, son blancos, elípticos y miden entre 1 y 1,4 cm. de ancho por entre 6 y 7,5 mm de largo.

El periodo de incubación varía entre los 40 y 80 días dependiendo de la temperatura ambiental.

Las crías al nacer presentan un color dorsal pardo con la cola verdosa. En este momento son muy parecidos a los de la lagartija gallega (Podarcis bocagei, con la espalda de color pardo y la cola verdosa). Su tamaño es también semejante, midiendo entre 2,8 y 5 cm. de longitud total.

Normalmente alcanzan la madurez sexual en el segundo año de vida, cuando las hembras miden de 4,1 a 4,3 cm. de LCC (longitud de la cabeza y el cuerpo juntos) y los machos de 4,4 a 4,7 cm.

Alimentación y costumbres

Captura sus presas escondiéndose entre las rocas a la espera de que algún invertebrado se acerque. Normalmente caza pequeños insectos, dípteros, homópteros, araneidos, coleópteros e himenópteros de unas medidas comprendidas entre 1 y 25 mm.

Puede estar activa todo el año excepto con condiciones meteorológicas adversas del invierno. Entre los meses de marzo y junio, es cuando más fácil resulta de observar debido al celo.

Los machos son poco territoriales y no muestran demasiada agresividad.

Es una gran trepadora, pudiéndose observar en paredes verticales a gran altura, refugiándose en las brechas.

Es presa de numerosas especies como la culebra lisa meridionall (Coronella girondica), el Lagarto ocelado, la Comadreja (Mustela nivalis), los picanzos (lanius spp), etc.

Libros

 

Suscríbete a nuestra RSS  Suscripción a las novedades mediante RSS

Suscripción por correo-e:

Gracias a FeedBurner
Servidor monitorizado:
Servidor monitorizado por Minos TN