HomeMamíferosPequeños carnívoros → Armiño (Mustela erminea)
Vídeo

Armiño
Mustela erminea

por Jano Creaciois

Descripción

Armiño asomando entre las rocas Este animal tiene el cuerpo pequeño, alargado y flexible. Su cabeza es aplanada, con los ojos pequeños y las orejas recortadas y pequeñas.

El color de su pelaje en verano es pardo-marrón con el vientre blanco-amarillento, mientras que según llega el invierno, va blanqueando y cuando nieva podría ser totalmente blanco-amarillento (menos la punta de la cola, que es de color negro todo el año).

Es algo mayor que la comadreja, los machos miden de 26 a 28 cm., más la cola que mide unos 11 cm; La hembra mide sin cola entre 23 y 27 cm. y la cola mide algo más de 10 cm.

Su peso varía entre los 100 y los 300 gramos.

Las hembras tienen 4 ó 5 pares de mamas.

La dentadura está formada por 34 dientes, teniendo en la mandíbula superior 6 incisivos, 2 colmillos, 6 premolares y 2 muelas, y en la inferior 2 muelas más en cada lado.

Hábitat y distribución

Se adapta a vivir en todo tipo de terrenos, pero lo que el armiño prefiere son los terrenos llanos con matorral, valles surcados por ríos y el monte bajo (no espeso) con mucha piedra.

El territorio que ocupa normalmente no sobrepasa los 2 km de diámetro; en él instala su madriguera entre muros o montones de piedras, huecos de árboles, entre la maleza, orillas de los ríos, etc, y en invierno puede acercarse a construcciones humanas, sobre todo a las abandonadas.

En la península ocupa solamente una franja al norte, que comprende en su totalidad las comunidades de Asturias, Cantabria, País Vasco y Navarra, casi toda Galicia, la mitad norte de Castilla-León y la Rioja, y una pequeña franja al norte de Huesca y Cataluña.

No figura como amenazado según la lista de ICONA, pero aparece recogida en el Convenio de Berna anexo III, como especie de "Interés especial", destacando que en España hay que preservar su hábitat y se exige la redacción de un Plan de Conservación y en su caso de Protección de su hábitat.

Reproducción

El macho es fértil desde finales de marzo hasta principios de agosto, mientras que la hembra sólo entra en celo durante unos días. Durante este periodo se pueden observar durante el día varios machos juntos peleándose y emitiendo estruendosos gritos. Además durante esta época abandonan su cautela ordinaria, por lo que es más fácil verlos, ya que además de no ser cautos, salen de día. El apareamiento tiene lugar en primavera y verano, y la hembra retrasa la ovulación (implantación retardada) por lo que hasta la primavera siguiente no se fecundará el óvulo.

El periodo de gestación puede durar unos 38 días aproximadamente, tras el cual tiene lugar el parto entre el mes de marzo y principios de junio. Pueden nacer de 1 a 18 crías, pero lo normal es que nazcan de 6 a 12.

Las crías nacen ciegas, sin dientes y casi sin pelo, por lo que permanecen bajo el atento cuidado de la madre hasta principios de otoño; pesan en ese momento entre 1 y 4 gramos. Pasados entre 18 y 21 días, le salen los dientes de leche que cambiarán por los definitivos a las 10 semanas. Cuando tiene de 35 a 42 días abre los ojos, y a la semana siguiente tendrá ya el pelo completo. A las 5 ó 6 semanas ya salen a jugar a los alrededores de la madriguera, y a las 10 ó 12 semanas comienzan a cazar con la madre. Pasado ese periodo, abandonan a sus padres, para independizarse, contando los jóvenes armiños 3 ó 4 meses.

Los machos serán capaces de reproducirse a partir del año, mientras que las hembras serán ya capaces de hacerlo a las 4 ó 6 semanas.

Alimentación y costumbres

Armiño buscando presas al atardecer Se alimenta principalmente de topos, ratas y ratones, haciéndolo también de liebres, huevos, pájaros, ranas, lagartos, musarañas, lombrices, carroña, etc.

El armiño, al igual que la comadreja, es un gran aliado del campo, debido a su régimen alimenticio a base principalmente de roedores.

Es predominantemente nocturno, activo desde el atardecer hasta el amanecer, aunque también se le ve de día, sobre todo en la época de reproducción. Con excepción de ésta época, viven en solitario.

Tiene buena vista adaptada a la noche y al día. Su olfato y su oído son muy finos.

Nada muy bien y es capaz de dar alcance a las ratas de agua (genero arvicola); también sabe trepar, aunque rehuye hacerlo. Se desplaza caminando a saltos y se puede introducir por cualquier sitio donde quepa su cabeza, por lo que no deja de explorar túneles de mamíferos pequeños y todo tipo de cavidades.

Puede llegar a vivir incluso 7 u 8 años, pero lo normal es no sobrepase el año y medio de vida.

El armiño es presa habitual de los mamíferos carnívoros más grandes que él, así como de aves rapaces de gran y pequeño tamaño.

Las huellas son, debido a su poco peso, muy difíciles de observar, siendo la nieve dura el mejor terreno para apreciarlas. La del pie delantero mide 2 cm de largo por 1,5 de ancho, y la del pie trasero de 3,5 de largo por 3 de ancho. Suelen quedar impresas por lo menos 4 dedos con sus uñas.

Cuando hay nieve se observa que de vez en cuando se introduce por debajo de ella y sale más a delante, dejando una especie de túneles superficiales.

Los excrementos son parecidos a los de turón secos aunque más pequeños. Originalmente son de color pardo oscuro o negro (varían según la dieta), cilíndricos, con unas dimensiones aproximadas de 40 a 80 mm. de largo por 6 mm. de grosor. El armiño los deposita en sitios elevados para marcar el territorio (piedras, tocones, montículos, etc.). Suelen estar compuestos por pelo, huesos de ratón, plumas, etc, y durante el invierno los deposita junto a la madriguera. Cuando se asusta se expresa con unos chillidos, aunque también bufa, gorgotea y emite pequeños gruñidos.

Vídeo

 

Suscríbete a nuestra RSS  Suscripción a las novedades mediante RSS

Suscripción por correo-e:

Gracias a FeedBurner
Servidor monitorizado:
Servidor monitorizado por Minos TN