HomeAvesGallináceas, tetraónidos y faisánidos → Urogallo (Tetrao urogallus)

Urogallo
Tetrao urogallus

CaracterísticasHábitatReproducciónDieta

Volver a Aves

Características volver arriba

Urogallo (Tetrao urogallus)El urogallo macho es, sólo por su tamaño, inconfundible, aunque también puede adoptar una indumentaria más alisada: sin "perilla" y sin tornasol verde en el pecho.

La hembra es mayor que un gallo de corral, y hasta levanta su vuelo estrepitosamente. Además, su cola es redondeada.

Las aves jóvenes se parecen a la hembra.

Hábitat volver arriba

El urogallo precisa de un entorno muy peculiar: bosques de conífera tranquilos, claros, con abundante desarrollo de vegetación herbácea y abundancia de bayas, aparte de árboles donde dormir, con ramas fuertes y bien horizontales, así como agua potable y hormigueros.

El urogallo puede llegar a acostumbrarse a la cercanía del hombre. Por eso observa tranquilamente el paso de los esquiadores sentados en las sillas colgantes de las instalaciones invernales.

Desde largo tiempo la población de urogallos va en descenso, en parte debido a la transformación de bosques naturales de coníferas en explotaciones forestales madereras y en parte también debido a que el urogallo despega con mucho impulso pero vuela mal, por lo que tarde o tembrano se rompe la cerviz contra una cerca del bosque o contra el tronco de un árbol en un bosque cerrado.

Reproducción volver arriba

La época de celo del urogallo se inicia en marzo, en los últimos 10 días de abril llega a su punto culminante y termina en el primer tercio de mayo.

Los urogallos profieren sus gritos de reclamo también en octubre e incluso en noviembre.

El urogallo llega al atardecer a su lugar de celo, a pie, vuela hata el árbol donde duerme y allí, sobre una rama fuerte y horizontal, profiere gritos de reclamo durante algún tiempo. Muy temprano, al amanecer, empieza de nuevo a reclamar, las gallinas pueden acudir, por fin el urogallo salta sobre el suelo y merodea cerca del lugar de su celo profiriendo reclamos; su territorio de celo abarca aproximadamente un círculo de diámetro entre 50 y 100 m.

Le encanta encaramarse ostentosamente a la copa de algún árbol o bien a algún peñasco. En una sola mañana es capaz de "cantar" más de cien veces la tonadilla de su reclamo; en su punto culminante el urogallo ya no percibe su entorno. Mientras ha intercalado hasta más de cien veces sus saltos y aleteos. Las gallinas se acurrucan ante él y se dejan montar, hasta que se logra la copulación. Después se retiran y preparan en hoyo del nido.

El urogallo puede cubrir tres hembras en una mañana. En los días de mayor celo, el urogallo prolonga su ritual hasta bien entrada la tarde.

Siempre se ha escrito de los urogallos que son orgullosos en celo, que pierden el miedo delante del hombre y que incluso lo atacan.

La gallina pone entre 5 y 12 huevos en el hoyo del nido, en el cual se amontonan las plumas que le caen a lo largo de los 26 días de incubación. Cada día pone un huevo y los incuba tan concienzudamente que algunas han perecido al caer cualquier árbol vecino al ser talado. También las amenaza el jabalí, los perros salvajes y el azor, que las puede derribar. Aparte, casi la mitad de los polluelos perecen en las primeras semanas de su vida, de tal manera que su prole se queda en poca cosa.

Dieta volver arriba

En verano el urogallo se comporta como ave terrestre, que busca su alimento en el césped, hierbas, crisálidas de hormiga, bellotas, bayas, pero también lagartijas, e incluso pequeñas serpientes.

Solamente para dormir se sube a un árbol. En invierno, en cambio, se comporta básicamente como un ave arborícola, que se mantiene con las agujas de los pinos y los brotes.

De forma regular traga piedras, que le facilitan la digestión en la molleja.



Libros

 

Suscríbete a nuestra RSS  Suscripción a las novedades mediante RSS

Suscripción por correo-e:

Gracias a FeedBurner
Servidor monitorizado:
Servidor monitorizado por Minos TN