InicioInsectos y ArácnidosColeópteros › Ciervo volante europeo (Lucanus cervus)
Vídeo

Ciervo volante europeo
Lucanus cervus

Características

Ciervo volante europeo (Lucanus cervus)
Foto: Orchi en Wikipedia
Macho de ciervo volante europeo (Lucanus cervus)

El ciervo volante o ciervo volador es el escarabajo más grande de Europa. Los machos pueden alcanzar los nueve centímetros de largo total, aunque las hembras raramente superarán los cinco.

La vistosa cornamenta que adorna al macho, que puede medir hasta tres centímetros y a la que debe su nombre, no aparece en la hembra. Si el alimento es escaso puede que ni siquiera el macho llegue a desarrollarla, en cuyo caso su aspecto será muy parecido al de una hembra.

Esta cornamenta del macho es en realidad un hiperdesarrollo del maxilar superior. Debido a su gran tamaño éste ya no le sirve al escarabajo para comer, pero sí para luchar con otros machos.

Además del ciervo volante europeo (Lucanus cervus) en la Península hay otras tres especies de ciervo volador, todas ellas menos vistosas: Lucanus barbarossa, Lucanus pontbiantri y Lucanus tetraodon. Salvo la primera, que está presente en toda la península, aunque de forma muy dispersa, las otras dos tienen una distribución muy limitada.

Hábitat

Su área de distribución incluye toda la Europa boscosa, y en la Península Ibérica se le encuentra en la mitad norte.

Siente predilección por bosques de robles, cuanto más viejos mejor.

Su supervivencia está vinculada a la existencia de suficientes restos vegetales y árboles viejos en el suelo de los bosques.

Reproducción

Ciervo volante europeo (Lucanus cervus)
Foto: gailhampshire en Wikipedia
Hembra de ciervo volante europeo (Lucanus cervus)

Las hembras elegirán árboles viejos o tocones en los que poner los huevos. Cuando llegue un macho, éste se librará de la competencia y tomará posesión, junto con la hembra, de la zona.

Macho y hembra pueden permanecer juntos varios días, inmóviles hasta la fecundación. Luego la hembra pondrá sus huevos en la madera podrida.

Las larvas se desarrollarán de tres a cinco años, según la temperatura y el alimento disponible. Si éste es abundante su tamaño puede alcanzar los diez centímetros. Antes de convertirse en pupa construyen una cuna pupal, mayor las de los machos que las de las hembras. Esta diferencia de tamaño se debe a que el macho necesita espacio para desarrollar la cornamenta.

Los ciervos volantes abandonarán la cuna en otoño, pero se ocultarán hasta la primavera y no volarán hasta el principio del verano.

Los adultos vivirán apenas unas semanas.

Alimentación y costumbres

La hembra se alimenta de corteza de árboles, especialmente del roble. Para acceder a este alimento roe la corteza del árbol con sus potentes mandíbulas. El macho, sin embargo, se alimenta de la savia, para acceder a la cual debe encontrar alguna herida del árbol, porque el tamaño de sus mandíbulas le impide masticar como las hembras.

En las tardes de comienzo de verano se puede observar a los machos volando en dirección a los árboles de los que piensa alimentarse. Si en uno de ellos se encuentran dos machos, la pelea por el territorio de alimentación está asegurada. Enzarzarán sus cornamentas en la lucha y no pararán hasta que uno consiga tirar al otro del árbol.

Las hembras no suelen volar.

Vídeo

Mantente informado/a

Las especies de Fauna Ibérica llegan volando a tu buzón todos los meses. Más información sobre nuestro boletín

Email

 

COMPARTE FAUNA IBÉRICA

Servidor monitorizado por:
Servidor monitorizado por Minos TN