Animales de España y Portugal: Especies, ecosistemas, artículos...
Suscríbete a nuestra RSS
 
¿Quiere ver aquí su publicidad?
HomeMamíferosPequeños carnívoros → Zorro (Vulpes vulpes)

Zorro
Vulpes vulpes

Vídeo

El zorro como especie

Zorro (Vulpes vulpes)El zorro pertenece a la familia Canidae. En España fueron descritas las subespecies Vulpes vulpes silaceus (Miller, 1907) y Vulpes vulpes crucigera (Bechstein, 1789), aunque los últimos estudios señalan que en Europa no existen subespecies concretas. Sin embargo, sí que parece evidente la diferencia morfológica, al menos en cuanto a tamaño y pelaje, entre los zorros ibéricos meridionales y los septentrionales.

Morfología

El zorro es del tamaño de un perro mediano, aunque con el cráneo alargado y con el perfil superior casi recto, hocico my puntiagudo y las orejas grandes y triangulares. La cola es larga y está densamente cubierta de pelo, por lo general con la punta blanca. Su pelaje es suave y espeso, de coloración amarillenta-rojiza hasta pardo-rojiza en sus partes superiores y blanca en las inferiores, y lo muda una vez al año (de primavera a otoño). La parte anterior de las patas y pies son negros. Su variación de color, tanto individual como geográfica, es amplia.

Posee cinco dedos en la pata delantera y cuatro en la trasera, con uñas no retráctiles en ambas, y presenta pocas glándulas sudoríparas en la piel, por lo que la regulación la realiza a través de las vías respiratorias y la lengua. El macho ladra y la hembra chilla.

Distribución

El zorro está presente en toda la superficie de la Península Ibérica, pero no vive en las Islas Baleares y Canarias.

Su hábitat son principalmente las zonas boscosas, aunque también abunda en regiones abiertas e, incluso, en las proximidades de asentamientos humanos y basureros periurbanos, de los que se alimenta.

Alimentación

Zorro (Vulpes vulpes)La capacidad del zorro para incluir cualquier tipo de alimento en su dieta le permiten adaptarse a una gran diversidad de hábitats.

Aunque su dieta también sufre variaciones geográficas (hay gran densidad de zorros cerca de basureros periurbanos y en zonas residenciales), son también importantes las variaciones estacionales. Por ejemplo, durante la época de mixomatosis el zorro se alimenta en gran parte de conejos, y en otoño-invierno suele consumir una gran cantidad de frutos. En resumen, el zorro es omnívoro; se alimenta de insectos, huevos de ave, pollos, crías de diversos mamíferos, liebres, aves de hasta el tamaño de un ganso, desechos de origen humano, aunque en poblaciones naturales sobre todo se alimenta de ratones y otros micromamíferos (sobre todo en el norte peninsular), conejos (en el sur), bayas y frutos.

Costumbres

El zorro está activo principalmente durante el crepúsculo y la noche. Es generalmente un animal solitario, aunque también pueden vivir en parejas permanentes o en grupos de un macho y dos o tres hembras. A partir de la época de celo vive aparejado (desde comienzos a mediados de invierno). Hasta la época de cría, el macho permanece junto a la hembra (desde el inicio de la primavera), llevando alimentos para los cachorros.

Zorro (Vulpes vulpes)El zorro es un animal discreto, que caza sobre todo por la noche. Durante el día permanece oculto entre los matorrales o en sus madrigueras, excavadas en parejes secos y escondidos, a menudo entre las rocas, los barrancos herbosos y las espesuras. El apareamiento tiene lugar en enero y febrero y las crías nacen hacia abril o mayo. Los zorrillos se crían primero en la madriguera subterránea, en un blando nido bien guarnecido que comunica con el exterior por varios pasajes. Estas madrigueras se agrandan y perfeccionan constantemente, y el zorro las utiliza durante años. Los zorros pasan generalmente toda su vida en el mismo territorio, y no son amigos de las incursiones lejanas. Durante el transcurso de sus expediciones nocturnas cazan pequeños roedores, pájaros e invertebrados de gran tamaño, sin despreciar los conejos, los cervatillos o los animales domésticos. Cuando consiguen una presa grande, la llevan hasta la madriguera para disponer de una reserva.

Reproducción

El zorro puede ser monógamo o polígamo. El celo, que tiene lugar de diciembre a febrero (se adelanta en latitudes más bajas), viene marcado por un período de receptividad de las hembras que dura entre 2 y 3 días, aunque puede llegar hasta 3 semanas. La cópula que tiene lugar en estos días receptivos dura unos 30 minutos.

La gestación dura de 52 a 53 días, hasta marzo o abril, momento en que la hembra da a luz en el interior de una madriguera a una camada que puede ser de 3 a 8 cachorros, con un máximo de 12. Los zorreznos nacen completamente cubiertos de borra, no abren los ojos hasta los 8-14 días, y a las 4 ó 5 semanas salen del cubil. Con 8 semanas ya pesan más de un kilo y presentan un pálido color crema. El destete tiene lugar hacia la novena semana (los zorreznos ya pesan 2-2,5 kg). A las 7 ó 10 semanas abandonan por completo la madriguera. Con cinco meses pesan más de 3 kg y alcanzan la madurez sexual a los 9 ó 10 meses, pudiendo reproducirse en la temporada de cría siguiente a su nacimiento.

El cuidado de los cachorros corre a cargo principalmente de la madre, aunque ocasionalmente el macho u otra hembra pueden intervenir en sus cuidados.

La dispersión de los jóvenes zorros tiene lugar a finales de verano o principios de otoño. Los machos se dispersan en todos los casos, mientras que las hembras en ocasiones se quedan en el territorio donde nacieron.

Rastros

Zorro (Vulpes vulpes)El zorro presenta manos con cinco dedos de los que se impresionan cuatro, ya que uno está situado bastante arriba. Además de las almohadillas de los dedos, y de las cuatro patas, se marcan las uñas y una almohadilla principal. Las huellas, de 5 cm de largo y 3-4 de ancho, son muy similares a las de un perro pequeño, aunque la trasera es más estrecha, lo que le confiere un aspecto alargado. Se puede distinguir de la huella de cualquier otro cánido de su tamaño trazando una línea recta que pase entre las almohadillas centrales y las laterales sin cortar a unas ni a otras. En la delantera los dedos están más abiertos, por lo que es más ancha y tiene un aspecto relativamente más redondeado que la trasera. Generalmente se desplaza al trote y con las huellas en posición oblicua a la dirección en que se desplaza. La separación entre dos huellas consecutivas es de unos 30 cm.

Las huellas de zorro son frecuentes en casi cualquier medio, incluidos basureros y zonas periurbanas. Como otros muchos carnívoros, frecuenta los caminos y pistas en sus desplazamientos, por lo que es fácli encontrar sus rastros.

Acostumbra a escarbar las madrigueras de sus posibles presas, por lo que este dato es otra evidencia de la actividad trófica de este frecuente canino.

Al igual que hace el lince y el gato montés, la pluma de las aves será cortada a poca distancia de su nacimiento con un limpio mordisco causado por la muela carnicera.

Tanto tejón como zorro "fabrican" cubiles muy similares en su estructura interna. Tanto ésta como su planteamiento van desde un simple agujero con una cavidad espaciosa a una ramificación extensa de galerías. La diferencia fundamental se encuentra en que el zorro acumula la tierra extraída alrededor de la entrada quedando un abanico claramente visible; el tejón por el contrario la amontona fuera de su guarida. Además el zorro despide un fuerte olor muy característico que impregnará la entrada de la zorrera; esto no ocurre en el caso del tejón. Otro dato típico es que en el caso del zorro, en especial en época de cría, habrá restos de comida en la boca del cubil. Suele utilizar madrigueras de conejo u otros animales que agranda. Los cubiles suelen encontrarse en terrenos de arenas o arcillas y en los alrededores suelen abundar los excrementos.

Sus deyecciones son de tamaño muy variable (5-20 cm. de longitud y 1,5-2,5 cm. de grosor) y suelen estar divididos en varios cuerpos. El color varía con el tipo de alimento ingerido, así como su olor. En otoño, cuando se alimenta frecuentemente de frutos, los excrementos desprenden un olor afrutado muy característico. Los suele depositar en lugares prominentes, sobre piedras, en pequeñas matas o cualquier sitio donde destaquen y sean fácilmente olfateados y vistos por sus congéneres, ya que desempeñan una misión comunicativa. Son frecuentes los huesos y restos de frutos, así como los elitros y trozos quitinosos de insectos.

Bibliografía

  • Blanco, J.C. 1995. "El zorro". Boletín SECEM, 6:4-11.
  • Barea, J.M., Ballesteros, E. 1999. "Carnívoros ibéricos". Colegio Oficial de Biólogos de Andalucía.
  • Cabrera, A. 1914. "Fauna ibérica. Mamíferos". Museo Naconal de Ciencias Naturales. Madrid.
  • Claviño, F., Canals, J.L.S., Bas, S. de Castro, A. y Guitian, J. 1984. "Régimen alimenticio del zorro (Vulpes vulpes L.) en Galicia, Noroeste de la Península Ibérica". Boletín de la Estación Central de Ecología, 23:83-89.
  • Castell, A. y Mayo, M. 1993. "Guía de los mamíferos en libertad de España y Portugal". Ed. Pirámide.
  • Clutton-Brock, T.H. 1991. "The evolution of parental care". Princeton University Press.
  • Fedriani, J.M. 1993. "Uso de tejoneras por zorros y por meloncillos en el Parque Nacional de Doñana". Boletín SECEM, 3: 8-10.
  • Fedriani, J.M. 1996. "Dieta anual del zorro Vulpes vulpes en dos hábitats del Parque Nacional de Doñana". Doñana Acta Vertebrata, 23(2): 143-152.
  • Ferreras, P., Revilla, E. y Delibes, M. 1999. "Pequeños y medianos carnívoros ibéricos". Biológica, 28: 14-37.
  • García-Perea, R. y Gisbert, J. 1997. "Lista patrón de los mamíferos de la Península Ibérica, islas Baleares y Canarias". Galemys, 9 (nº especial).
  • Gortázar, C. 1998. "Zorro. El triunfo de un proscrito". Biológica, 18: 26-34.
  • Guitian, J. y Bermejo, T. 1989. "Nota dietas de carnívoros e índice de abundancia en una reserva de caza del norte de España". Doñana, Acta Vertebrata, 16(2): 319-323.
  • Harris, J. 1984. "Guía de bolsillo para los amantes de la naturaleza". Ed. Blume.
  • Hersteinsson, P. y McDonald, D.W. 1992. "Interspecific competition and the geographical distribution of red and artic foxes (Vulpes vulpes and Alopex lagopus)". Oikos, 64: 505-515.
  • Rodríguez, J. 1996. "Mamíferos carnívoros ibéricos".
  • Serrano, S. y Cicuéndez, J.J. 1997. "Guía de las huellas, marcas y señales de los animales ibéricos". Penthalon.
  • Virgós, E. 1995. "Ecología de los carnívoros medianos de la Península Ibérica". I Curso sobre Carnívoros Ibéricos. Málaga. Noviembre, 1995. SECEM: 44-58.
  • Virgós, E. 1996. "Ecología espacial de carnívoros: revisión de hipótesis. Carnívoros: Evolución, ecología y conservación". 183-190. CSIC-MNCN-SECEM.
  • VV.AA. 1985. "Guía Blume de la naturaleza". Ed. Blume.

Vídeo

Libros

 
 



RSSSuscripción a las novedades por RSS

Mail RSSSuscripción a las novedades por correo-e

Noticias

Fuente: Quercus 

La publi

Servidor monitorizado por Minos TN
 

Suscríbete a nuestra RSS  Suscripción a las novedades mediante RSS


Suscripción por correo-e:  
Gracias a FeedBurner